¡Hasta siempre, seño Noemí!

Desde nuestra página y en representación de todos quienes hemos tenido la oportunidad de compartir contigo estas últimas semanas, tanto alumnos como compañeros, queremos hacerte llegar la certeza de que siempre nos quedará el recuerdo de tu simpatía y profesionalidad, deseándote, a cambio, la mayor de las suertes en tu vida laboral y personal.


Eso sí, no nos hemos podido resistir a la tentación de regalarnos los oídos con una última sorpresita que esa portentosa voz tuya  ha hecho posible. ESCUCHA

Un fuerte abrazo para ti de todos los que formamos la comunidad educativa del San Bernardo.

¡Hasta que quieras!